Lo bello de lo feo

Lo bello de lo feo

por: Fernanda Conde Cordero

Las relaciones de la humanidad con el socius, con la psique y con la ˂˂naturaleza˃˃ tienden, en efecto, a deteriorarse cada vez más, no sólo en razón de contaminaciones y de poluciones objetivas, sino también por el hecho de un desconocimiento y de una pasividad fatalista de los individuos y de los poderes respecto a estas cuestiones consideradas en su conjunto.

(Guattari, Las tres ecologías 31)

 

Con el paso de los  años nos hemos enfrentado a distintos cambios medioambientales que nos han afectado de diversas maneras. Muchos creemos que todo es culpa de la tecnología, pero durante el curso Arte y Pensamiento Ecológico estudiamos distintos autores que nos permiten conocer teorías que toman en cuenta tanto la tecnología como la política, el pensamiento ecológico y el arte. A partir de lo visto decidimos y discutimos sobre nuestros puntos de vista. Para dar inicio a este proyecto se habló del parque metropolitano junto al Río Atoyac, ubicado sobre la vía Atlixcáyotl en la ciudad de Puebla. El paseo cuenta con un módulo de información llamado MIRA Atoyac donde se exhibe un set interactivo con datos sobre la contaminación que pide aportar pensamientos positivos a través de una máquina. Se supone que con esto se contribuye a limpiar el río. El trabajo fue realizado por un grupo de diseño interactivo llamado Cocolab. El módulo también exhibe un poema de Ángeles Mastretta en el cual sucede como si el río contara su historia cobrando vida para sensibilizar sobre la contaminación. Cerca de ahí se puede observar una planta para limpiar el rio la cual no funciona, pero esto no parece importar tanto porque de todos modos este lugar ha sido creado como un parque: cuenta con una pista para correr, juegos para niños, etcétera. En una de nuestras discusiones se planteó la interpretación de que MIRA Atoyac es parte de una estrategia para que la gente vea que el gobierno hace algo por los habitantes de la ciudad, mientras que por otro lado continúan instalándose industrias que continúan contaminando el río y la ciudad. Aquí nace nuestro proyecto con el fin de transmitir algo hacia el público y a partir de la lectura de “Las tres ecologías” de Félix Guattari, quien propone una “ecosofía” que vincule el medio ambiente, las relaciones sociales y la subjetividad humana.

 

Este proyecto nace como una interrogación de la estética en un sentido tradicional, el que se refiere a aquellas definiciones de lo que la sociedad percibe como algo feo y bonito. ¿Por qué no hacemos una interrogación de lo que es denominado como feo? Me interesa desarrollar una perspectiva conceptual que permita demostrar lo contrario, la belleza a través de lo feo. De la misma manera mi incertidumbre  sobre el por qué la sociedad considera la contaminación como algo feo y desagradable generó interés en este proyecto. El proyecto consistió en crear agua contaminada a partir de agua purificada que cada dos horas se fue interviniendo con basura (polvo y papel). Antes de introducir la basura se guardaba una pequeña toma para después analizarla y fotografiar las muestras. Durante este proceso, el cual duró horas, se observa que conforme uno contamina más  y más, el agua va perdiendo su claridad a tonos grises y verdosos con un aspecto “feo” y oloroso. Quiero demostrar que estas imágenes pueden aumentar un interés visual en quienes las ven cuestionándose la proveniencia de manera subjetiva sin pensar que lo que realmente se ve es agua contaminada.

 

En mi interpretación la subjetividad habla de esa contradicción entre lo que podemos apreciar a simple vista (que con los sentidos más inmediatos puede resultar “feo”) y lo que se puede apreciar de otra manera utilizando otras herramientas. Con el microscopio se puede apreciar la belleza que se cree inexistente con la contaminación. Existe un gran número de composiciones en formas de colores que cambian y se enriquecen con el tiempo mientras visualmente empeora, interiormente la belleza engrandece. Si el agua no está contaminada y se ve dicha transparencia a pesar de ser saludable no existe una belleza microscópica ya que esta no genera aspectos que permita observar estas formas inexplicables que sintonizan desde el color hasta la uniformidad.

 

Recordando lo que hemos visto en el curso, lo primero que pensé después de realizar este proyecto fue en una de las tareas en la cual se habla de la sustentabilidad, el arte y la estética. Asistimos a una exposición itinerante llamada “Ejemplos a seguir”, donde se expusieron entre otras piezas unas fotografías de cables las cuales creo que funcionan visualmente como mi proyecto. Según mi interpretación se hace una crítica a partir de una composición fotográfica de metales, cables y otros contaminantes que a su vez logran armonizar y embellecer la contaminación creando una ligera desconcentración sobre lo que en realidad se ve, debido a que existen formas, colores y otros semejantes que demuestran un lado más ambiguo de la contaminación. Durante mi investigación pude encontrar otros proyectos que se podían ligar con mi proyecto. Por ejemplo encontré la práctica de vitalización del agua en la cual cuando “se agregaba una gota del agua vitalizada a un agua dañada microbiológicamente contaminada, ésta comenzaba a regenerarse. Volvía literalmente a la vida. Los microorganismos beneficiosos podían volver a desarrollarse y limpiar el agua. Gracias a este descubrimiento nació el concepto vitalización del agua“. El término fue acuñado por el mismo Johann Grande que a través de un microscopio logró beneficiar el agua.

 

Por último encontré  a un investigador apasionado por el agua llamado Masaru Emoto, quien ha descubierto muchas diferencias en la estructura cristalina del agua recogida de una variedad de fuentes alrededor del planeta. El agua de los arroyos de montaña vírgenes muestra diseños geométricos bellamente formados cuando se congela, y el agua contaminada muestra estructuras cristalinas definitivamente distorsionadas y formadas al azar. Emoto fotografía estos cambios moleculares en el agua mediante la congelación de las gotitas y el uso de un microscopio de campo oscuro. Creo que Emoto va más allá de esta estética que se observa a través de un microscopio tal como lo relaciono con mi proyecto, sin embargo creo que es a través de la estética de estas imágenes que trata de hacernos reflexionar sobre estos cambios del agua. Como comentario personal creo que es importante apreciar la “belleza” del agua contaminada porque solo buscando activamente la belleza en la fealdad podemos implicarnos verdaderamente en el cuidado del mundo que habitamos.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s